domingo, 30 de diciembre de 2007

Hay poesía


III Seminario de Profesores de Filosofía - Luis Weinstein



La urdimbre de lo cotidano, del sillón de mimbre, la taza de café, la cercanía de la abuela. La mía era rusa , era sensible, era rencorosa, era buena, era apasionada, era más inteligente que mi abuelo pero lo dejaba bien parado, tenía una sabiduría de vieja campesina, tal vez la adquirió en la adolescencia, tal vez era bruja y no ejercía. Una vez, le pregunté si creía en el diablo. Yo navegaba por los 10 años y era curioso y solitario y buscador de estrellas y de comuniones. Me lo dijo sin vacilar y llegó a mi disco duro y a mi diario: hay cosas malas que le dicen el diablo y cosas buenas que le dicen Dios. Que le dicen...no sabemos...ella ordenaba su ropa mientras cambiaba el mundo..mi abuelo era también ruso , pero más ingenuo, ella lo miraba con amor y pensaba en como ayudarnos a todos a ser felices...sembraba...ya estaba muy muerta cuando empecé a entenderla, incluso en lo que vivía y no sabía...era la sabiduría espontánea como las vertientes que cantan de puro espontáneas.

Texto: Luis Weinstein
Imagen: El Sembrador. Stephano Vitale

1 comentario:

Alicia Cabello Quezada dijo...

Muy bello Luchito. Un abrazo dede siempre, y a todos los de Las coincidencias. Sigue tejiendo, sigue uniendo.